BIENVENIDA

viernes, 27 de mayo de 2011

¿Cómo resetear una amistad?


"Cuando me veo querido por un amigo verdadero, siento la seguridad, la garantía, la satisfacción de ser apreciado por mí mismo. Y entonces, no dependo ya de mis éxitos ni de mis trabajos para ser feliz." 
Carlos G. Valles


Hace tres días atrás, Mary me llamó desde su móvil para contarme que se había encontrado contigo en el ascensor de los Juzgados de Paz. No la reconociste o habrás hecho que no, comentamos luego. Ibas tan elegante como siempre, con tu mirada altisonante y ese porte de “gran dama”. Quería saber de qué color llevabas  ahora el pelo, qué zapatos tenías, ahh, me comentó también que usabas una alianza. Y sentí tantos deseos de saber de vos, Lole¡¡¡
Ya pasaron tres años  de nuestro distanciamiento y te prometo que sigo sin tener conciencia exacta del motivo. O será que tus argumentos me parecieron tan pobres, tu mail tan duro por algo tan insignificante, y mi furia desmedida como respuesta. Pero es que no puedo dar crédito a que sigamos distanciadas. Vos y yo con tantas historias compartidas;  vos y yo hablándonos por señas en una reunión o en el Post de la Universidad de Montevideo; vos y yo con miradas cómplices que no precisaban gestos ni nada; vos y yo promotoras gratuitas de pañuelos Kleenek a granel ante desalojos de “precarios” en nuestras vidas, o alegrías porque finalmente habíamos logrado un "arrendamiento" con contrato. Y nuestras locuras “detectivescas” con dos Cuarto Libra solo queso haciendo la guardia frente a la Facultad de Ingeniería esperando la salida del flaco, que luego perdimos por  tener vidrios polarizados, jajajajajaja
Se había borrado tu número de mi mente. Tanto es así que un día  intenté llamarte a tu móvil y no pude, pues se había borrado la memoria del mío además.
Hoy intentando llamar a un cliente, me sorprendí discando tu número que repiqueteó en mi memoria de repente y lo cerré de inmediato, no fuese cosa que me contestases. Y yo moría por conversar contigo, como vengo sintiéndolo desde hace un montón de tiempo en que me niego en pasar siquiera por la puerta de tu casa.
Hay tantas cosas que no sabés de mi vida¡¡¡ No sé nada de la tuya, si te casaste finalmente con el psicólogo que tan locas nos creía? Intento no encontrarme con nuestros amigos en común, no quiero ceder a la tentación de preguntar por vos. Y que luego vayan corriendo a contarte. Qué estupidez, no? Pero en fin, en éste trozo del camino me hacés tanta falta¡¡, será que te extraño tanto como para ceder e ir a visitarte a tu Juzgado con una caja de Kleenek?  Seguramente lleve una nueva, ésta que acabo de abrir ya va por la mitad.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Zully.

Me ha gustado mucho el post.
Es cierto, es real, es auténtico...es doloroso.

El problema de la amistad es que a veces no diferenciamos entre nosotros mismos y el otro, y cosas que perdonaríamos al instante a cualquiera...en el caso de un amigo o de una amiga, se nos hace imposible.

Duele...mucho. Tal vez porque sabemos que nuestro enfado no tiene nada que ver con lo que él o ella dijo o hizo, sino con nuestra inacapacidad de aceptar nuestra impotencia para aceptar que, pese a la amistad, pese al compañerismo, pese a las confidencias...pese al amor incluso, ambos somos universos separados, frágiles, mutables...Somos niños Zully, aunque tengamos mas años que la orilla del mar...seguimos siendo niños.
Nunca tendremos la certeza ni la seguridad de no herir sin querer a quien mas queremos...¿Fue lo que dije...o lo que no dije? ¿Cómo lo interpretó, qué pasó?

Zully, creo que el tiempo tiene la respuesta: Por muy herida que se sienta una persona, si pasado un tiempo (si...a veces demasiado largo) se reencuentra con la otra y aparece una sonrisa en su cara y sus brazos van hacia ella...quiere decir que esa persona ha sido bendecida...por la sabiduría que da el tiempo, por la sabiduría de comprender, perdonar y aceptar, a uno mismo y a los demás.

Si no es así...¡Lástima! Quiere decir que esa persona no ha aprendido nada de la vida...y el antiguo desencuentro con ella, sólo sirvió para liberarnos a nosotros mismos de una compañía negativa y para poder retomar en Paz nuestro Camino.
¿No te parece?

¡Un fuerte abrazo!

Ananda

Zully dijo...

Ananda querido. Cuánta razón tienes. Sin embargo es tan difícil de asumir. Es decir, como que hasta que mi otra amiga Mary se encontró con ella y me contó, te prometo que no me dolía tanto su ausencia. En cambio ahora, es como que me ha brotado urticaria de su ausencia. Sabes? cuando eres "incondicional" con alguien durante casi toda una vida; cuando crees que "nada" te es desconocido del otro pues ya han soportado tempestades de caracteres recíprocas y se han subsanado........ pues crees que tienes todo sabido. Y nada mas fuera de la realidad. Es como haber estado en el lugar equivocado, en el momento equivocado. En éste caso fue algo tan simple como "llamada equivocada -de desenfado-, en el momento equivocado -de duelo-". Y como de momento, no tengo ni existen teléfonos que detecten emociones, pues............. habrá que esperar como tú dices, amigo mío. Somos cual niños, es así. El problema es cuando como dices, te cuestionas si fue su reacción lo que generó la mía tan dura, si fue esto último lo peor, si fue lo anterior -que desconozco en esencia-, en fin, todo lo que bien tu ya sabes por experiencia, supongo. Es que sabes algo increíblemente "raro" o "imbécil" que padecemos algunas mujeres -y me incluyo pues aunque creo no hacerlo, es probable que como a Lole, me ocurra y no me doy cuenta-?: cuando conocemos a una persona del sexo masculino que nos moviliza hasta la piedra fundamental de nuestra existencia, nos tornamos dependientes. Aquella mujer emocionalmente independiente, que vendía su alma al diablo por una buena noche y no se "casaba" con nadie, que era de "sí fácil" ante cualquier salida del grupete, pues se vuelve dependiente total. Es decir, es como que se pasase un manto de olvido a todos tus años de amores y desamores y ahora sólo obedecieses a la palabra del "señor". Nosotras¡¡¡ mujeres que hemos debatido olímpicamente en mesas redondas sobre los derechos y los izquierdos de las mujeres; que con orgullo sacamos la bandera de "económicamente independiente"; "de pensamiento libre", bla, bla, bla, bla.......... pues esa puta mujer desaparece como por arte de magia ante los embrujos del amor. Y enhorabuena que así sea¡¡¡ Vamos, que yo quiero también de ese embrujo si es para bien. Pero cuando te alejas de todas tus amistades -no he sido la única- y la palabra del "señor" pasa a ser palabra santa, es que hija mía, ni derechos ni torcidos, hemos retrocedido ni siquiera al medioevo, estamos en plena era de las cavernas¡¡¡ Por eso insisto tanto con un concepto que se "huele" en el ambiente: estamos tan ávidos de mimos, de afecto, de caricias, de consentimientos, de sentirnos queridos sin más, que muchas veces abdicamos de algunos principios que habíamos mantenido como firmes, y cual Groucho Marx decimos: estos son mis principios; si no te gustan, también tengo otros.
Gracias Ananda. Siempre tan certero tú. Un besazo

Soñadora dijo...

Creo que valdría la pena el intento, la verdad es que los amigos verdaderos, esos que valen la pena son poquitos pero valen!
Un besote desde mis perúes!

ITXASO dijo...

Creo que la amistad es de las cosas muy importantes que hay en la vida ...incluso mas fuerte y desinteresada que el amor ...por eso hay que mimarla y si hay que resetearla ,pues se resetea

Besos AMIGA

David dijo...

Por qué nos cuesta tanto dar nuestro brazo a torcer??

Llámala si tanta falta te hace, seguro que ella está sintiendo lo mismo que tú.
Lo mismo te sorprende y te llama ella Ha veces que por culpa de nuestra tozudez nos perdemos cosas maravillosas y que una vez que se han ido ya no vuelven.

Zully dijo...

Soñadora holaaa¡¡¡ Ya he visto tu posteo de ayer y me ha parecido muy apropiado al tema. Es que si, llevas razón. Hay veces en que he estado tentada a un llamado, sabes? pero como del otro lado sé que además de mi amiga, está su compañero que pesa mas que su propia voluntad, pues de pronto es eso. Yo lo sé porque he visto su "metamorfosis". Ella no es consciente de eso, pese a haberse distanciado de varias amigas. Y como en el fondo, lo menos que necesito a esta altura de mi vida es ponerme a discutir con un alumno de Freud, que te psicoanaliza desde que te saluda, yo creo que es esto último lo que mas me amedrenta.
En fin Soñadora mía, ya veremos:)
Un besote, hermosota y buen finde pa´ti¡¡¡


Itxaaaaaaaa, bonita mía¡¡¡ Qué decirte a tí de amistad, mi vasca? Es que en la amistad propiamente dicha, hay mucho amor. "Amor del bueno",título del blog de una amiga que hoy ya no escribe más y título del nuevo álbum de Laura Canoura. Y coincido absolutamente en cuanto a mimarlo y demás. Pero como comentaba antes Ananda, somos universos separados, frágiles y mutables y no siempre coincidimos en los "cambios de piel", cual serpientes.
Veremos pues cómo venimos con el "reseteo". Ya lo contaré.
Cariño, un beso inmenso a tí que estás siempre tirando desde allá y a la distancia y cuídate, si?


Mi Neo madrilés, holaaaa¡¡¡ En el fondo todos llevamos algo de orgullo herido en una "pelea" o distanciamiento, no? Y hay veces donde asumir que uno se ha equivocado resulta fácil, pues bien sabe que ha sido uno quien ha metido la pata. El asunto es cuando llevas encima la interrogante sobre cuál fue el detonante. Y de repente no es tanto el temor a dar el brazo a torcer, sino el revolver el asunto intentando averiguar la causa, comprendes? Porque a ver: si el distanciamiento ha sido por una de las tantas chorradas que tuvimos durante el tiempo laaaaaaaargo que duró nuestra amistad, hay algo que no está funcionando y es exógeno a nuestra relación. Entonces, de ser así honestamente no me interesa mantener dicha amistad. Yo extraño a mi amiga, la que conocí de siempre. Ahora, si ella ha mutado de piel paulatinamente al punto de no reconocerse, ni reconocer a sus amigas de siempre......... no me interesa. Creo que ahí está el punto exacto de la cuestión de si intentar o no. Tal vez es que de antemano, conozca la respuesta¡¡¡
En fin David ¡qué difícil es ser como soy por momentos¡¡ jajajaja
Gracias por tu comentario, es probable que haya algo de tozudéz, como dices...... ya te contaré.
Un besazo gigantesco bajo la Puerta del Sol¡¡¡ No veas cómo me gustaría estar con Us.

iluso Luis dijo...

"Todos, todos tenemos una hora cobarde,
una hora de hastío cuando muere la tarde.

Cuando se va el amigo que nos trae calor,
el amigo de oro con su resplandor.

Cuando se juntan todas las impresiones malas
y el alma es un tejido de finísimas alas.

Cuando puede decirse: lo que fue no será;
lo que no hice hoy no lo haré nunca ya.

Es entonces, cobarde, que me acosa el deseo
de no ser y ni pienso, ni trabajo, ni creo.

Es una nulidad completa de mí misma
que me asusta y me hiere, me subyuga y abisma.." Alfonsina Storni

Cariño, tú eres de todo, porque para eso te lo has currado, menos cobarde.

Llámala

Es una orden de amigo. Obedéceme o me enfadaré contigo durante al menos hummmm....siente años.

Besazo

Zully dijo...

Me mataste con mi propia arma. Sabes que adoro a Alfonsina. Muchísimas veces estando en el Océano, no veas cómo he pensado en ella y sus versos¡¡¡ Aunque sé que no elegiría su trágico final, pero la pienso a ella, mujer al fin.
Cariño mío, amigo mío del alma e iluso (las bahamas tienes tú de iluso), por qué no te acercas al meridiano que medie entre estos 12.000 kmts. que nos separan, y me das un abrazo gigante?. Te prometo que yo recorro los 6.000 restantes. Un besazo