BIENVENIDA

viernes, 11 de febrero de 2011

Tentaciones


La vida está llena de tentaciones.   Existen tentaciones bajo forma de dulces corazones, que  luego de probadas dejan un sabor  amargo que muchas veces, no se quita siquiera con el tiempo.

Cuando se presenta una tentación –sea del tipo que sea- cuando está servida en bandeja y a flor de piel, la voluntad se inclina por dejarse llevar y no oponer resistencia. Es lo que resulta más fácil en principio. Pese a que muchos caminos posibles se abren cuando ésta aparece, la elección siempre es nuestra.
He ahí la picardía de la tentación: el someternos a prueba.
Por qué resultará más fácil dejarnos llevar, que enfrentarnos a nosotros mismos, a nuestra propia realidad y salir ilesos, sin dar opción a futuros retrogustos amargos?
Será que somos tan frágiles, que permitimos que una situación nos domine sin darle paso a la razón? 
Posiblemente sea que los caminos que se nos abren no estén muy definidos. Y al no estar claros, lo mas fácil sea perdernos por el mas "tentador".
Por eso tal vez en ocasiones, transitemos la vida por senderos ambiguos aunque no seamos conscientes de ello. Tal cual sonámbulos perdidos en la noche.



7 comentarios:

Zulymaruy dijo...

No es necesario aclarar que las tentaciones se dan en todos los ámbitos de la vida, pese a que por lo general las relacionamos con el afectivo o con las dietas (eso último, en mi caso :). Sin embargo a nivel profesional y laboral -como es el caso- surgen y muchas¡¡¡¡
Feliz fin de semana a tod@s

Anónimo dijo...

Querida amiga: obviamente que nuestra vida está llena de tentanciones. Y a que nos lleva, la tentación, a tener que decidir. Por un lado si claudicamos a ella, o por el contrario nos resistimos. Aca cabe aclarar,que por lo general se toma como tentación a algo a lo que no deberíamos acceder. A alguna cosa que nos haría daño. Y yo entiendo que no es así, a veces el dejarnos llevar por una sana tentanción nos da felicidad, nos gratifica y resulta ser algo posistivo en nuestra vida.
El tema es cuando claudicar y cuando no. Aca tomemos la decesión que tomememos, puede quedarnos ese "retrogusto amargo", porque por un lado puede ser porque lo hice, y por otro lado porque NO lo hice. Es una decisión que cada uno sabe, y por lo general es precisamente la que se debe tomar....Besos amiga mia..Marytza

Zulymaruy dijo...

Mary, bruja coruja con esa tentación que nos gratrifica¡¡¡ Sabés cuántas gratificaciones de chocolate me he dado? jajajaja
Vamos a ver. Qué supone la tentación en sí? una instigación a desear "algo" llamése ese algo una persona X que está ligada a otra relación que no es con nosotros; una cosa (chocolates cuando estoy en medio de una dieta, dinero, si ando escaso de él y me ofrecen una posibilidad no lícita de obtenerlo, trabajo, si para acceder a él tengo que dañar a otra persona) o cualquier otro tipo de estímulo, al que por distintas causas no deberíamos o podríamos acceder sin que al hacerlo, necesariamente nos deje la impresión -al menos- que estamos haciendo algo que no corresponde, que no está bien.
Quizás por reminiscencias religiosas, la tentación esté vinculada siempre al pecado, a lo prohibido (resabio del cual venimos siendo adjudicatarias las mujeres, desde que Eva se le dió por moder la puta manzanita y debido a ello, parimos los hijos con dolor....). Entonces, cuando por lo general hablamos de "tentación" hacemos referencia a algo que si obtenemos, nos hará mal (si es una relación extra pareja, nos hará sufrir; si es una panzada de chocolates en medio de una dieta, idem -aunque siempre queda el reenganche-, y todos los etc.)Es decir, psicológicamente nos hará sentir mal por habernos dejado seducir ante la provocación.
Ahora, si como vos decís esa "tentación" nos otorga felicidad, nos provoca algo positivo en nuestras vidas, es que no se trata de una tentación, creo yo al menos. Es otra cosa, pero no tentación, por lo que nuestra conciencia no se siente atada a nada y por eso goza y accede a ser felíz sin culpa (ya ves, aparece permanentemente la vieja y querida inquisición, pero es inevitable).
No obstante, para ambas opciones
-sea que claudiques o no ante ella-
hay bibliotecas, Mary:

"Hay muchos excelentes medios de protegerse contra la tentación, pero el más seguro es la cobardía"
Mark Twain
"El remedio para librarse de una tentación: sucumbir a ella. Si resistís, vuestra alma enfermará de deseo"
Oscar Wilde

Qué catereté hemos armado con la dichosa tentación¡¡¡ Padre nuestro que estás en los cielos¡¡ (y vos bien sabés que creo en Dios)
Un beso loquis, nos hablamos

iluso Luis dijo...

¡ay, amiga mía! ya conoces por un correo privado que te envié por error y que no me importa compartir contigo un ejemplo de tentación al que me resistí por miedo y también por inexperiencia. Y llegados a este punto y con la experiencia que tengo, PREFIERO LA TENTACION AL REMORDIMIENTO de no haber pecado.

Un beso, preciosa. Yo también tengo problemas con la gula, sobre todo con la gula nocturna. Y lo malo es que el páncreas ya no me pasa ni una, el jodío...

Zulymaruy dijo...

Luisito¡¡¡ días sin "vernos", qué tal? Ahora estoy recurriendo a revisar los post anteriores mas recientes, pues me he dado cuenta al releerlos, que han habido intervenciones posteriores de las que no me había enterado,y yo tan pancha¡
En cuanto a lo que ya hemos "hablado" por mail -y no veo porqué dices "por error", dado que no lo publiqué en el Diario Oficial ni libré exhortos- quien esté libre, que arroje la primera piedra (estoy muy eclesiástica, mmmmm).-
Tú dices que con la experiencia que hoy tienes, " prefiero la tentación al remordimiento de no haber pecado".- Pero está claro que con el diario de mañana, todos hoy somos Gardel¡¡¡ Es un instante, es un momento, pero hay que tomar una decisión YA. Y no siempre estamos preparados para hacerla. Yo hoy por hoy y en casos similares al tuyo, con muchos diarios de días anteriores leídos, también he cedido y no me siento con un ápice de culpa. Sencillamente, y un poco lo que le comentaba antes a Marytza, porque no estoy frente a una tentación, sé que no voy a dañarme ni voy a dañar a la persona involucrada. También es cierto que hoy día, si bien amo muchísimo a alguien con quien no estamos pasando por momentos precisamente felices por problemas de salud, no puedo decir que tenga un "camino seguro" a su lado, entiendes? Pero esto ya lo sabía desde antes de su enfermedad y es un tema laudado, hemos hablado francamente sobre las "vías de escape" en caso de emergencia. Mi amor por él es incondicional y va mas allá de lo físico, y él sabe hasta qué punto ha contado y seguirá contando conmigo. Es que lamentablemente Luis, la distancia no es como el viento, la lejanía no se cubre con una cámara web,ni el micrófono suple la ausencia de caricias. El aquí y ahora es necesario como nunca para todos, pero mas para quienes estamos ya pisando la Terminal. Al menos hablo a título personal.
Cada cual sabe cuando un círculo está absolutamente cerrado. Sin conocimiento de tú causa pero sí de la mía, te diré que me he llevado agradables sorpresas cuando al acercarme en forma circunstancial o provocada a aquél círculo que creía cerrado, resultó que aún estaba "open" .-
Para la próxima ven con un trozo de tarta de manzanas para mí y te llevas toda la caja de chocolates, y a reventar el puto pàncreas, jajajajaja
Un beso Luisito y gracias por pasar

itxaso dijo...

Que mala amiga eres ...yo que estoy intentando no comer chocolate por quitar unos kilitos para la próxima primavera ...El Mar y el Chocolate son mis pasiones ...pero sabes que te digo que voy a caer en la tentación con mucho gusto a tú salud .ummmm que rico

Zulymaruy dijo...

Itxaaaaaaaaa, hasta que finalmente nos reencontramos¡¡¡
Pues cariño, tienes todo el derecho a hincar el diente en cuanto chocolate moreno encuentres a tu camino, jajajajajaa que lo que abunda no daña. Y por cierto, preparàndote para la temporada primavera-verano, como corresponde, sumergida hasta lo mas profundo en ese mar transparente.
Un beso Pilarica¡¡¡ ♥