BIENVENIDA

lunes, 4 de marzo de 2013

Renombrando



Se me van olvidando las palabras. 
Por momentos mis historias cobran fuerza tal, que el lenguaje se aletarga ante formas, sonidos, perfumes, texturas y sabores que rescatan tu recuerdo y mi memoria. 
Entonces  juego a ser Eva en el Edén, llamándole por vez primera a las cosas por su nombre. 
Entonces  la muerte ya no es  "muerte".  Es  “sol de medianoche” sin oscuridad que impida el verte.